El Caso Awas Tingni: Dos años después.

El 31 de agosto de 2001, la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó sentencia en el caso Comunidad Mayania (Sumo) Avas Tingni C. Nicaragua.  Esta decisión puso fin a una larga disputa entre la comunidad Avas Tingni y Nicaragua sobre los derechos de su comunidad en su territorio de origen, estableciendo al mismo tiempo un precedente muy importante en la protección de los derechos de los Pueblos Indígenas, tanto en Nicaragua como en el sistema internacional. En respuesta a las violaciones de los derechos humanos, la Corte Internacional de Justicia dictaminó: m.in sí. la obligación de delimitar y poseer su territorio en un plazo de quince meses. En el período transcurrido hasta el plazo fijado por la corte, persisten varios problemas relacionados con la ejecución de la sentencia экскурсии СПб, muchos de los cuales se deben a la falta de una acción firme por parte del Estado de Nicaragua.


El documento resume el estado del proceso de ejecución de la Corte Interamericana después de dos años de prisión.

La Sentencia de la Corte Interamericana en el Caso Awas Tingni.

En su fallo en el caso Awas Tingne, El Tribunal Mi?dzyameryka?ski dictaminó que Nicaragua había violado los derechos de esta comunidad Maya al otorgar licencias para la explotación de los recursos forestales existentes en su territorio tradicional sin su consentimiento y sin tener en cuenta las repetidas solicitudes de Designación de territorio de Awas Tingneya. De acuerdo a" interpretación evolutiva", el Tribunal señaló que el artículo 21 de la convención de los Estados Unidos, que reconoce el derecho a la propiedad privada, también protege"los derechos de los miembros de las comunidades indígenas dentro de la propiedad comunitaria"."Estableció un precedente importante para la protección de los derechos de los pueblos indígenas, en el sistema internacional, la Corte señaló que los derechos sobre las tierras de los pueblos no se basan en la existencia de un título oficial emitido por el estado, sino en "hechos intelectuales", en comunidades arraigadas en su casi conjunta, valores, costumbres y hábitos."Natural, debido a su existencia, tienen derecho a una vida libre en su territorio previsto; la estrecha relación de los pueblos indígenas con la tierra debe ser reconocida y entendida como la base de su cultura, vida espiritual, integridad y supervivencia económica"”


Otro aspecto importante de la jurisprudencia establecida por el Tribunal en el caso Awas Tingni es la reafirmación de la obligación de los Estados de etiquetar y nombrar a las comunidades indígenas como parte de su compromiso de hacer respetar los derechos reconocidos por la convención americana. Según la interpretación de la corte, la falta de delimitación de los territorios indígenas obstaculiza efectivamente el libre uso y uso de sus tierras y recursos. Por lo tanto, la falta de mecanismos jurídicos eficaces de delimitación constituye una violación de los derechos territoriales indígenas, cuya protección no se limita al reconocimiento jurídico y Constitucional.


Como contramedida en relación con la violación de los derechos de la comunidad, el Tribunal de Nicaragua dictaminó que Nicaragua " etykietuje, etykietuje y define a los países miembros de la comunidad Awas Tingni, con plena participación y teniendo en cuenta el derecho común, valores, costumbres y hábitos de la sociedad.El Tribunal también encontró que el estado invirtió 5 50,000 en" trabajos o servicios para la comunidad " como compensación por el daño intangible que causó. Por último, la corte determinó la necesidad de que Nicaragua, "en el marco de su legislación interna, adopte las medidas legislativas, administrativas o de otra índole necesarias para establecer un mecanismo eficaz de delimitación, delimitación y firma de bienes de las comunidades indígenas".


Después de décadas de lucha indígena en el sistema internacional, el caso Awasa Tingni es el primero en que la corte internacional de justicia reconoce los derechos territoriales de los pueblos indígenas. El fallo de la corte Interamericana de derechos humanos fue “definitivo e irreversible” y vinculante para Nicaragua, país que firmó la convención de derechos humanos de Estados Unidos de 1979. La jurisprudencia también es obligatoria para los Estados que han ratificado la convención y sirve de criterio para interpretar disposiciones similares en otros instrumentos internacionales.

El estado actual del proceso de implementación.

La ejecución de la decisión del Tribunal es actualmente un proceso lento y complejo. Si bien Nicaragua ha manifestado en repetidas ocasiones su deseo de cumplir plena y plenamente la sentencia, esas declaraciones fueron revocadas por falta de medios suficientes para garantizar la protección efectiva de los derechos de la comunidad.


Las conversaciones entre el gobierno de Nicaragua y la comunidad comenzaron oficialmente el 16 de abril de 2002, cuando habían transcurrido más de seis meses desde su publicación. Aunque la nueva administración del presidente Bolaños ha demostrado su voluntad de cumplir con la decisión de la corte y en presencia de la Comisión Interamericana de derechos humanos, las partes acordaron crear dos comisiones conjuntas para aplicar los diferentes aspectos de la decisión. La Comisión conjunta y asumió la responsabilidad de llegar a un acuerdo negociado para invertir $ 50, 000 en "intereses colectivos para el interés público o los servicios" establecidos por el Tribunal para reparar el daño moral. Al mismo tiempo, el objetivo de la Comisión mixta II es "planificar las diferentes etapas del proceso de delimitación, delimitación y delimitación territorial de la comunidad", así como abordar las "cuestiones urgentes" relativas a la protección del territorio de la comunidad contra la interferencia ilícita de terceros o del propio estado. Ambas comisiones están integradas por las diferentes instituciones públicas que participan en la ejecución de la sentencia, con un total de diez personas, así como representantes y asesores y comunidades técnicas para garantizar la plena participación de las víctimas en todas las etapas del proceso.


La Comisión mixta celebró un total de cuatro reuniones en las que la comunidad tuvo la oportunidad de discutir con el estado las condiciones para invertir en reparación de daños morales. La comunidad ha expresado su disposición a proporcionar un albergue para sus estudiantes en la ciudad de Bilvi (puerto cabezas), la capital de la región Autónoma del Atlántico Norte.


Sin embargo, debido a la delimitación y distribución del territorio de la Commonwealth, el proceso de despliegue se retrasa significativamente. La delimitación de Awas-Tingni se debe principalmente a la falta de mecanismos jurídicos en Nicaragua para el ejercicio de los derechos territoriales de los pueblos indígenas. No fue hasta el 23 de enero de 2003 cuando se publicó la ley Nº 445 sobre el régimen de tenencia de comunidades indígenas y étnicas en las regiones autónomas de la costa atlántica de Nicaragua y en los ríos Bocay, coco, indio y maíz.


Sin embargo, en la primera etapa, los intentos de llegar a un consenso entre las víctimas y el estado sobre el establecimiento del proceso de delimitación y la concesión de la titularidad dieron pocos resultados, principalmente debido a la falta de comprensión del estado sobre el verdadero alcance y la importancia del proceso de delimitación.  Después de numerosas y fracasadas negociaciones, la comunidad, renunció a los intentos de llegar a un acuerdo con el gobierno, solicitando tomar la iniciativa necesaria para garantizar la ejecución de la sentencia en el marco de la responsabilidad internacional derivada de la violación de las obligaciones internacionales de derechos humanos. Como parte de esta nueva estrategia de negociación, debe avanzar en todas las acciones relacionadas con el proceso de implementación que se discutirán con la comunidad. Sin embargo, de conformidad con el principio de la responsabilidad internacional del estado, la objeción al contenido completo de esos actos no debe impedir la Comisión de esos actos, y la verificación final de su conformidad con el contenido de la decisión será llevada a cabo por la corte.  


Como parte de esta nueva estrategia de negociación, el estado, en coordinación con la comunidad, ha iniciado la primera fase del proceso de demarcación, que incluye un análisis exhaustivo del uso de la tierra y el uso de la tierra de las comunidades.  Este diagnóstico, que ya se desarrolló para identificar áreas de uso tradicional de Awas Tingni, fue financiado por el banco mundial a través del proyecto de administración de propiedades en Nicaragua (PRODEP). El retraso del estado llevó a que no se cumplieran las etapas posteriores del proceso de delimitación, delimitación y apropiación del territorio de la comunidad Awas Tingni


Por lo tanto, dos años después de la sentencia, la comunidad todavía está esperando el Inicio efectivo de las obras para delimitar su territorio. Al mismo tiempo, aún no se han determinado otras etapas del proceso de concesión de diplomas, incluidos procesos delicados, como la solución de reclamaciones territoriales entre las comunidades indígenas y sus vecinos. La inacción del gobierno, la falta de voluntad, la política es lo mismo que establecer un marco institucional para negociar la ejecución de la decisión judicial después de la aprobación de la ley 445 y, con ella, la confianza en el estado y sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos.

Las medidas provisionales a favor de la Comunidad.

Además de la obligación de demarcar y poseer el territorio de Avas Tingni, la decisión del Tribunal impone expresamente a Nicaragua la obligación de proteger la integridad de las tierras y recursos comunitarios en el territorio de Avas tingni contra la acción de terceros o del propio estado. Esta medida se introduce como una medida para garantizar la validez de la posesión de Avas Tingni hasta que se produzca la posesión definitiva del territorio.


Sin embargo, a pesar de esta decisión, los derechos de propiedad de la comunidad siguen estando en grave peligro debido a la tala ilegal y el asentamiento de colonos no nativos en áreas que afirman que forman parte del territorio original de la comunidad. A pesar de las constantes quejas de la comunidad, el gobierno de Nicaragua no ha adoptado medidas efectivas para garantizar la inviolabilidad de sus derechos. El agravamiento de la situación llevó a la comunidad a solicitar la intervención de la corte Interamericana de derechos humanos. El 9 de septiembre de 2002, el Tribunal dictaminó la aplicación de medidas provisionales para la comunidad, en la que ordenó formalmente al Estado de Nicaragua “tomar inmediatamente todas las medidas necesarias para proteger la aplicación y el uso de las tierras pertenecientes a LA comunidad mayanya AWAS TINGNI y los recursos naturales que"...para identificar a los culpables y castigar a los culpables",”


El fallo de la corte Interamericana vuelve a sentar un precedente importante. Las medidas provisionales dictadas por la corte en casos de" extrema y urgente necesidad" tienen por objeto aumentar la importancia de su relación con el territorio para la población indígena.


A pesar de la Última decisión judicial motivada por una situación muy grave, la respuesta del gobierno de Nicaragua fue ineficaz, si no ausente. En la práctica, las quejas constantes de las comunidades no están respaldadas por medidas estatales que garanticen la inviolabilidad de sus tierras y recursos. Como resultado, a pesar de la nueva intervención de la corte Interamericana de derechos humanos, el proceso de ejecución de la sentencia se ve amenazado en la misma medida que la intromisión en la integridad del territorio de la Commonwealth ante la pasividad de las autoridades nicaragüenses.

 


CEJUDHCAN
- www.cejudhcah.org

INICIO